“A veces para que un problema se resuelva de forma definitiva, es necesario llevarlo a su máxima expresión, es decir, provocar la escalada del problema hasta hacerlo implosionar, rezando para que el derrumbe no nos aplaste”.